"El mundo es la casa de quienes carecen de ella"

Sherezade

martes, 27 de marzo de 2012

Batinjan lowasha


Batinjan lowasha (Batinjan Khayyam)

A esta, podríamos llamarla la receta de la discordia y os explico porque. Resulta ser, que esta receta se ha puesto en los últimos años muy de moda en algunos restaurantes de Marrakech, curiosamente, los cocineros de estos restaurantes, dos para ser más concretos, se disputan la autoría de dicha receta, incluso se les ha dedicado un programa en una de las televisiones del país.

No me gustaría ir de listillo, pero si añadir algo a la disputa, si es que de algo sirve o importancia pudiese tener.

Hace muchos años, muchos más de que existiesen esos restaurantes, comimos algo muy parecido en Samarkanda, curiosamente, en un cafetín cercano a la Medersa Sherdar de la ciudad Uzbeca.

Se trataba de una masa de berenjena asada al carbón con almendra picada muy fina y miel, esta mezcla, la servían encima de una rodaja de berenjena y en forma de bola, se pedían por unidades y las acompañaban con un tarro de miel y almendras fileteadas para servir al gusto. Una delicia. Su nombre era Batinjan Khayyam, luego os explico porque. También existen referencias en Las Mil y una Noches de esa misma receta.

Otra de las muchas exquisiteces árabes, de lejana e incierta procedencia que os invito a probar, repetiréis seguro.

Ingredientes

Berenjena
Harina de almendras (almendra cruda molida)
Agua de azahar
Azúcar
Miel
Almendras fileteadas

Cortamos las berenjenas verticalmente después de haber retirado ambos extremos. Nosotros no dejamos la berenjena en remojo porque las que tenemos por aquí, no requieren esa operación, ni siquiera siendo viejas, incluso se pueden comer crudas, pero de eso hablaremos en otra receta. Las cortamos con un grosor de un centímetro aprox. Ponemos en una plancha aceite vegetal y las cocemos a fuego medio girándolas las veces que sea necesario. Reservamos.


Con la almendra molida, hacemos una pasta. Añadimos una parte de azúcar por tres de almendra y dos cucharadas de agua de azahar, amasamos, podemos añadir agua para poder amalgamar. Hacemos unos rulos con la pasta de almendra. Enrollamos en las láminas de berenjena empezando por la parte más estrecha como si hiciésemos unos canalones, vamos poniendo en un plato que pueda ir al horno. Cubrimos generosamente con miel y con las almendras fileteadas. Horneamos a alta temperatura hasta que veamos que la miel empieza a hacer burbujas y las almendras se doran. Servimos templado. Listo

Samarkanda

A pesar de su prolífica obra a Amin Maalouf, el escritor Libanés, en España se le conoce principalmente por León el Africano:
"Soy hijo del camino, caravana es mi patria y mi vida la más inesperada travesía" 
Pero curiosamente, Samarkanda, es su obra maestra sobre todo en Medio Oriente y entre los árabes.

Khayyam fue un poeta, filósofo, sabio y astrónomo persa. Podría decirse de él, que era un avanzado a su época, un estudioso, no solo de la ciencia, la filosofía e incluso el sufismo, sino también de otros placeres como la poesía, el amor, el vino, la belleza como tal y como no, la gastronomía.

Posiblemente, ese era uno de los motivos de porque esas berenjenas con almendras que probamos por primera vez en Samarkanda, las llamaban Batinjan Khayyam, en honor a tan digno sabio o quizás no ¿Quién sabe? Aunque todo nos hace suponer que algo tuvo que ver.

El mismo Maaluf nos dice sobre Khayyam:

“(…) tenía valor moral, sin ser un loco o un suicida, y representa alguno de los más hermosos rasgos de la cultura musulmana”.

Esta, Samarkanda, es sin duda una obra de culto, algo tan refinado y placentero como estas berenjenas que hoy os hemos presentado.
Una obra, que una vez más y como es habitual en Maaluf, nos sumerge en ciudades con historia milenaria desde Samarkanda a Isfahan, os hablaba de ella en la receta de las codornices con pétalos de rosa, de Alamut a Shiraz, Estambul o Tabriz y Bujara.

En fin, otra de las muchas obras maestras que todo humano debería leer, sobre todo sin son cocineros de lugares con mucho lirile y poco lerele, donde alimentan a viajeros ávidos de sensaciones fuertes y directas, tanto con sus recetas como con sus fantasías, en un lugar, todo sea dicho de paso, se ha ido creando para ello, para la fantasía, cual parque temático occidental.



31 comentarios:

  1. Cuando he visto la receta, y tras comprobar visualmente que llevaba berenjena, pensaba que era salada, pero no, es dulce. Caray, qué bueno tiene que estar con este tipo de berenjena que decís que tenéis (deseando ver que nos contáis al respecto) y con ese toque de agua de azahar.

    Es siempre sorprendente el juego que da esta hortaliza tan económica, realmente una de nuestras favoritas para brasa y plancha, y como no, un auténtico comodín en la cocina.

    Me habéis recordado que tenemos que publicar nuestra crema de berenjena, quizás la única crema que hacemos bastante y que no tenemos publicado el paso a paso.

    ResponderEliminar
  2. Sorprendida me tenéis después de ver estas berenjenas rellenas de pasta de almendras. Otra que pruebo, una de las berenjenas que tengo en casa será utilizada para esta receta.
    Es curioso como hay nombres que te transportan a lugares lejanos y con Samarkanda me pasa eso.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Ya solo el nombre de Samarkanda te sumerge en historias inventadas y en callejuelas sin fin. Dichosos los plagios, por que todo el mundo intenta atribuirse la idea en cualquier sector. Es muy triste, seguramente sea como contaís y que estos a su vez lo copiara o adaptaran de otro sitio, así surgen las ideas, hasta un buen día que a alguien se le ocurre algo absolutamente original, pero de esos hay pocos. Las ideas evolucionana y todos nos enriquecemos con ellas como con estas batinjan se se antojan deliciosas, con el almendras y agua de azahar. Feliz martes

    ResponderEliminar
  4. Las berenjenas me encantan pero en esa combinación dulce deben estar sublimes. Un besote de OLi de ENTREBARRANCOS

    ResponderEliminar
  5. Hoy madrugon ¿eh? ¿ lleváis mal el cambio de hora?
    Se bien de que habláis, en ciudades como Marrakech se ha convertido un chollo el montar un restaurante, lo principal es poseer un local chulo, pintarlo de colores vistosos "bereberes", poner música chill y aspersores de agua vaporizada y a ganar pasta, la cocina es lo de menos, eso es lo que quieren los nuevos visitantes, imagino que a eso os referís con el mucho lirili y poco lerele y a lo de la fantasía. Yo antes, siempre me guardaba una día para comer/cenar en Fez, hasta que me di cuenta de que el sitio donde solía ir (uno de esos palacios con mucho nombre) no tenía ni cocina, iban a una casa particular a un par de puertas donde una mujer cocinaba en su casa, inaudito.
    Me ha encantado esta receta y también imagino quien es uno de los cocineros que intenta apropiarse de ella, sobre el otro ni idea, tiene que estar muy buena a lo sumo despierta la curiosidad, habrá que probarla.
    Respecto a Samarcanda y Maalouf, una referencia de agradecer, es un gustazo leer a Amin, es de mis escritores preferidos y una forma de viajar con la imaginación paera los que no podemos hacerlo de otra manera. Muy buena esta entrada de hoy. Ibn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí querido Ibn, a eso nos referimos, a eso...

      Eliminar
  6. Puestos a reflexionar, también es lícito pensar que quizá A.Maalouf tiene un poco de culpa de estos "parques temáticos" a los que te refieres.Su visión orientalista del mundo , a veces, dista un poco de la cruda realidad y si no eres medianamente inteligente, caes en la trampa de clichés y estereotipos poco reales que te quiere vender en sus libros.
    Desde luego son novelas, no hay que olvidarlo, novelas históricas, pero novelas al fin y al cabo. Siempre habrá algún avispado que quiera poner en práctica sus fantasías para vendernos la moto (diferente que nosotros, occidentales, queramos comprársela).
    Todo es bueno en nombre de la gastronomía.

    ResponderEliminar
  7. Un lujo leer a Amin y uno mayor leeros a vosotros, una receta que incluiré entre mis favoritas, es exquisita. Un abrazo y hasta mañana, Clara.

    ResponderEliminar
  8. Sisisis, os podría cambiar unos donuts por un platillo de berenjenas de las vuestras... ;) Yo leí Samarcanda hará 20 años, creo que principalmente por el nombre... siempre me ha parecido una palabra preciosísima. Y reconozco que no me acuerdo de nada, quizá sería momento de releerlo. Bss.

    ResponderEliminar
  9. No me imagino el sabor de este plato, pero todo lo que lleva me gusta, osea que puede resultar muy sabroso y para imaginármelo y satisfacer mi curiosidad, no me va a quedar mas remedio que realizarlo. Ya os contaré.
    Este libro de Amin Maalouf, no lo he leído pero ya me habéis hecho entrar el gusanillo.
    Sabéis que fue galardonado en el año 2010 con el premio Príncipe de Asturias de las Letras?

    ResponderEliminar
  10. Ya veo que Shiraz no fue el único que se interesó por la buena cocina y la belleza , no sabía de Khayyan, y mira por donde hasta estas batinjan llevan su nombre. La verdad es que nunca me he fijado en estas berenjenas cuando he ido a los restaurantes de Marrakech, pero la próxima vez estaré atenta sólo por curiosidad. (y por compararlas a las vuestras, ja,ja,ja....), que tienen un aspecto magnifico y apetecen probarlas cuanto antes. Desde luego que entrar en vuestra cocina es entrar en el país de las mil y una noche; me sorprendo a mi misma metida dentro de esas exóticas ciudades, entre mercados repletos de ricas provisiones y entre preciosas cocinas de palacios.
    Conocía el libro de Amín, pero nunca lo he llegado a leer, así que en cuanto acabe el que estoy leyendo de Khaled Hosseini( Mil soles espléndidos), me pongo a ello. Os daréis cuenta de que creáis adicción en todo lo que tocáis. "Mil" besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Pero, sobre todo, se halla en el corazón de Laila, donde brilla con el esplendor de mil soles" ¿Sabes? conocemos una historia en Marruecos, en la que podría estar inspirada esta novela del "cometero" Khaled, es tal cual. Muy bueno. Metele mano a Amin, te gustará. Mil besos también para ti.

      Eliminar
  11. Me encanta! Berenjena y almendra...que delicia! Por la tarde vuelvo a leerlo todo con más calma que ahora voy un poco apurada. Besinos!

    ResponderEliminar
  12. TEngo unas berenjenas en casa y no se muy bien como prepararlas asi que igual me animo a probar esta receta.
    Besines

    ResponderEliminar
  13. Misión cumplida, mi dosis de felicidad, gastronomía y sensaciones matutinas, aplicada.

    Estas berenjenas hay que probarlas si o si, a la voz de ya, esto tiene que rozar la indecencia.

    Respecto a la reflexión que haces sobre ese tipo de cocineros y sus cortijos, una al igual que de otras fantasías en el país, ha pagado en sus carnes dichos "liriles y lereles" y como no puede ser de otra manera, una vez más te doy la razón, así es.

    Siempre será mejor fantasear con Amin y por descontado, mucho más barato y sin tener que aguantar al graciosillo de turno. Como siempre, dependerá de cada cual y eso, siempre se ha de respetar.

    Me quedo con estas berenjenas bañadas en miel. Gracias por hablarnos de Samarcanda.

    Muacks

    Ruth

    ResponderEliminar
  14. Muy rico este dulce de berenjena. En el Marruecos actual, se están perdiendo muchas tradiciones y con ellas las que se relacionan con la cocina, la imagen que se da al visitante en lugares de afluencia turística, dista mucho de la realidad incorporándose nuevos elementos de Europa principalmente, que nada tienen que ver con nuestra cultura.
    Naturalmente que los responsables de stablecimientos, hoteles, restaurantes, bares,tiendas etc. ayudan a que eso sea así y incorporan aspectos que al visitante le gustan, imagino que la mención que hacen a la fantasía es esa. No me gusta por ejemplo que en las medinas y zocos vendan trajes de la danza del vientre, ni que ahora la shisha o pipa de agua está de moda en el país, nunca se fumó shisha en Marruecos y nunca se bailó danza árabe en Marruecos, salvo en los restaurantes para turistas. El país cuenta con suficientes tradiciones y cultura propia como para importar estas otras ¿porque? no sabría el que decir, probablemente un tema de negocio. Igual pasa con la literatura y la visión que puede tener el visitante a estos países, pero también pasa con las informaciones que llegan a través de prensa y televisión y sobre las realidades que pasan en los países árabes.
    Les felicito una vez más por su excelente trabajo y por dar a conocer de forma muy veraz nuestra tierra.
    Farida

    ResponderEliminar
  15. me gusta tu receta y tambien me gusta Maaluf, uno de mis escritores preferidos,he leído todo su obra y es genial, cocinare tus berenjenas y ya te contare, un saludo
    Concha

    ResponderEliminar
  16. que receta Jordi y que fotografía cada vez me dejas mas asombrado, te felicito por ella, es un placer entrar en este blog, un saludo

    ResponderEliminar
  17. Nunca he probado berenjenas dulces... (claro, porque soy muy joven... jajaja). Creo que ha llegado la hora de hacerlo. Seguro que me gustan, porque como os dije ayer, las berenjenas me gustan de cualquier manera.

    Espero impaciente la próxima receta...

    ResponderEliminar
  18. Nos gusta mucho la receta, y sobre todo la presentación en rulo. Probaremos esta y versionaremos...

    ResponderEliminar
  19. Hola pareja, seguramente os habrán formulad ya esta pregunta, pero por si acaso ¿Esta receta es un postre? Me corroe la curiosidad ;-)

    Un besito

    ResponderEliminar
  20. UF!!!!! esta como todas vuestras recetas me parece sublime!!..ya os dije que sois mi libro de recetas favorito??, no solo me encanta lo que cocináis, sino que todo lo que nos contáis es super interesante y me llena mucho.
    Hace mucho tiempo que leí León el africano y realmente creo que tengo que volver a él, pues a penas recuerdo nada..pero sé que me gusto mucho!. Gracias por recordarme mis cosillas pendientes!!!
    estas berenjenas las tengo que hacer..en cuanto quiera impresionar a algún amigo caerán....por cierto!! muero por saber que es ese misterio de mio bambino caro y Florencia!!!!:)
    Cariños!!!!!

    ResponderEliminar
  21. Se ven deliciosas esas berenjenas. Y en cuanto eal libro, tengo que leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Este es uno de esos platos que adoro, esa combinación de dulce-salado, con la miel, el agua de azahar, debe estar delicioso!!! Tomo nota!! Las fotos son muy bonitas!!

    ResponderEliminar
  23. Una vegada vaig sentir que hi ha una traducció o una dita de les esberginies que diu alguna cosa així que posa a les noies maques també al nois no?
    aquestes dos últimes entrades: l'autoria vostre i ja està!
    No les he tastat mai dolces..
    Les fotos precioses!
    bona nit,

    ResponderEliminar
  24. A mi me seduce completamente tu cocina.

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Sorprendida del todo, lo más dulce que he comido ha sido rebozarlas y aliñarlas con miel...sublimes!!! esta pasta de almendras ahí metida promete. Bss

    ResponderEliminar
  26. Nunca he probado ni podía imaginarme utilizar las berenjenas en un plato dulce, las probaré ya mismo, lo que si puedo deciros es el triunfo total del pollo relleno con cous cous y como postre me atreví a realizar los aros de manzana con amlou, el éxito fue completo y absoluto.

    Gracias por compartir tanta creatividad.
    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Estoy enamorada de este plato, madre mía! Desde que probé la primera vez las berenjenas con algo de miel, me encantan así (bueno, me encantan de cualquier forma) pero esto no me lo pienso perder!!

    ResponderEliminar
  28. Esta misma tarde he hecho esta receta. Absolutamente espectacular!!!!! Solo me salen adjetivos sueltos, placer, lujuria, dulce, extraordinario, sublime.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tus comentarios, leemos y agardecemos todos vuestros comentarios que nos dan vitalidad para seguir con nuestras recetas.

Intentamos responder a todos, cuándo podemos, nuestra conexión no es lo rapida y eficaz que nos gustaría.

No participamos en premios ni cadenas, no admitimos publicidad en el blog y por descontado, este, es sin animo de lucro.

Muchisimas gracias por haber llegado hasta aquí.

Esther & Jordi

Si quieres escribirnos:

cocina.marroqui@yahoo.es